Imperio Otomano. Conquista de Costantinopla (1451-1566) (2)


El texto está extraído ítegramente de la wikipedia (en español y turco).

Mehmed II el Conquistador (1451-1481), se apoyó en el devşhirme durante su gobierno, por lo que necesitaba una victoria militar para plantarle cara a la oposición, liderada por su propio gran visir, Candarli Halil. El famoso sitio (6 de abril – 29 de mayo de 1453) y la conquista de la Constantinopla del emperador Constantino XI supuso el principio del fin de la influencia de la aristocracia turca. Poco a poco los otomanos se fueron apoderando de todas las poblaciones cercanas a la ciudad, y ante el temor a una invasión, el emperador bizantino pidió ayuda a los reinos europeos, pero pocos acudieron a su llamada. El 29 de mayo de 1453, tras un sangriento asedio de 8 semanas los jenízaros entraron en la ciudad. Esta conquista puso fin al Imperio Romano de Oriente y consolidó el gran Imperio Otomano, que trasladó su capital a Constantinopla, a partir de aquí llamada Estambul. Tras esta victoria, Bosnia y Serbia pasaron a ser provincias otomanas y Albania, tras sofocar la revuelta de Jorge Kastrioti, quedó incorporada al imperio en 1468. Llega hasta Italia, y por fin los venecianos reconocen la soberanía otomana y les pagan un tributo. También los mamelucos dejan de ser un enemigo, ya que su decadencia interna no les permite llevar acabo el enfrentamiento entre los dos imperios más importantes de Oriente Próximo.

Para evitar la desintegración del imperio como le había ocurrido a los estados turcos, que dividían el imperio entre varios sucesores, Mehmed y sus descendientes establecieron el principio de indivisibilidad de poder, con todos los miembros de la clase dirigente sujetos a la voluntad del gobernante. Se estableció el principio que seguirían todos los gobernantes, hasta el siglo XVII, de ejecutar a todos los hermanos inmediatos a fin de eliminar las disputas dinásticas. Como gobernante, el padre elegía al más capaz entre sus hijos. Finalmente Mehmed empezó el proceso por el cual estas disposiciones fueron codificadas en el Kanunname, tarea terminada por Suleiman el Magnífico. La actuación económica, sin embargo, resultó desastrosa al final, ya que los impuestos y la inflación provocaban cada día mayor descontento en la sociedad. Todo esto desembocó en una guerra civil y a la muerte de Fatih los problemas y las críticas a la administración se agudizaron aun más.


TRAS LA CAÍDA DE COSTANTINOPLA
Mehmed murió envenenado por su médico Yakup Paşa, que llevaba trabajando para los venecianos bastante tiempo, y que fue linchado por los jenízaros. Para evitar una situación de enfrentamiento entre los dos hijos de Mehmed, el Sadrazam les envío mensajes comunicándoles que quien llegara primero sería el sultán. Su enemigo, Ishak Paşa, mató al mensajero de Cem, el favorito de todos, por lo que Beyazid se hizo con el trono, el sadrazam fue linchado e Ishak Paşa nombrado nuevo gran visir. Los jenízaros también saquearon la ciudad entera aprovechándose del poder adquirido, pues cada vez eran más incontrolables. Le sucedió su hijo Beyazid II (1481-1512), cuyo periodo puede considerarse como un tiempo de sosiego para el imperio, en el cual se consolidaron las acciones de Mehmed y se resolvieron las reacciones económicas y sociales que su política interna había causado.

Las relaciones con el exterior se caracterizaron por la prudencia, debido sobre todo a los problemas internos que había dejado su padre. Además tuvo que enfrentarse a la revuelta promovida por su hermano, Cem Sultán, que se instaló en la ciudad de Bursa y se proclamó padişah. Con un aumento de sueldo consiguió el apoyo de los jenízaros, pero en una batalla contra su hermano perdió y tuvo que retirarse a Egipto. El segundo intento no le fue mejor, por lo que decidió quedarse en Rodas (1495). La primera decisión de Beyazid fue anular la reforma agrícola que había realizado su padre, devolviendo tierras a sus antiguos dueños, terratenientes y sobre todo religiosos. Una vez hecho esto, eliminó a los altos cargos del devşhirme para crear un equilibrio entre éstos y la aristocracia turca, cosa que consiguió y mantuvo hasta su muerte. Reorganizó la estructura fiscal y estableció un nuevo sistema de impuestos, más llevadero para los súbditos. Bajo la influencia de los ulemas, Bayezid luchó contra la influencia europeizante y se adhirió al Islam ortodoxo, en lucha contra la proliferación del chiismo. Se le considera un integrista ortodoxo y, aun así, permitió la afluencia masiva de los judíos expulsados de España y de otras partes de Europa.

Beyazid tuvo ocho hijos, y la lucha por la sucesión se hacia cada día más latente. Quiso engañar a sus hijos para matar a todos menos uno, pero tres de ellos no se dejaron engañar. Efectivamente se desató, al final, una lucha por la sucesión. Obligado por los jenízaros, tuvo que ceder a que su hijo Selim fuera sus sucesor, y enfrentarse a éste ante sus exigencias para que abdicase en su favor. El otro candidato, Ahmed, se casó con una hija del Sha de Persia. Debido al levantamiento de los jenízaros, Beyazid se vio obligado a cederle el trono a Selim I en 1512. Selim I (1512-1520) era un hombre de estado coherente, organizador y un extraordinario dirigente. Mandó eliminar a sus hermanos y primos después de la muerte de su padre, por lo que recibió el nombre de «el cruel». El primer objetivo que se impuso fue la consolidación del estado y se dirigió hacia el este, a por los chiies de Irán. Ganaron la batalla después de una larga campaña, pero no acabaron definitivamente con la amenaza. Selim fue un ferviente sunní y mandó aniquilar a muchos chiies de Asia Menor.

La segunda expedición de Selim fue en 1516, esta vez en dirección a los mamelucos de Egipto. Primero se dirigió a Siria, donde los dos ejércitos se enfrentaron cerca de Alepo. Tras esta victoria aplastante de los otomanos, éstos bajaron a Egipto y lo conquistaron también. El califa Mütevekkil III cayó prisionero en mano de los otomanos en 1517 y este califa abbasí tuvo que ceder su título. Logró también llegar a Arabia y conquistar la Meca y Medina. En 1519 el señor de Argelia también se adhirió al ejército del Gran Señor. Selim I murió de cáncer en 1520. Le sucedió su único hijo Suleyman II (1520-1566), que siguió los pasos de su padre consolidando aun más la paz y la estabilidad interior. De esta manera, el Imperio Otomano alcanzó su máxima extensión geográfica, que duraría hasta 1683.

El sucesor de Suleyman fue el hijo de éste y Roxana, Selim II (1566-1574), que cometió el error de atacar la isla de Chipre y sufrió la primera derrota otomana en Europa, la batalla de Lepanto, en 1571. Al morir el sultán, su hijo Murad III (1574-1595) subió al trono. A partir de este sultanato creció la influencia del harén en las decisiones del gobierno. Murad III se dedicó a la buena vida y los placeres del harén, al igual que su sucesor Mehmed III (1595-1603), dejando todo el poder en manos del Gran Visir. La anarquía e inseguridad reinaban en todo el estado y dentro del ejército se incrementó la enemistad entre jenízaros y sipahis, el cuerpo de caballería del ejército otomano. Cuando muere el sultan, su hijo Ahmed es muy joven, y se inicia el «sultanato de las mujeres».

El siglo XVII, bajo los sultanatos de Osmán II y Murad IV, fue una época trágica. Osmán II (1617-1622) fue el soberano más culto de toda la dinastía. Sabia que una reforma era necesaria, la cual vencería los poderes fácticos establecidos. Los jenízaros, al saber de esto, asesinaron a los altos cargos en sus propias casa, por lo que el sultán tuvo que ceder. A pesar de eso, no se libró de ser asesinado a manos de los jenízaros. Nombraron a Murad IV (1623-1640) como nuevo dirigente del imperio. Consiguió hacer alguna reforma en la administración pero, cuando murió, la anarquía se apoderó de estado y se extendió por el imperio durante 20 años un vacío de poder. El sultán Ibrahim (1640-1648) sucedió a Murad IV y es considerado el peor padişah de la dinastía otomana. Anuló lo que había conseguido Murad IV, provocando más anarquía, y una corrupción generalizada y desmedida.


ORGANIZACIÓN
El proyecto del creador de la organización otomana, Fatih Mehmed, era el de crear un imperio inmenso el cual integraría a mongoles, musulmanes y cristianos. Para ello, en su nueva capital, Estambul, comenzó a ser repoblada por gentes de muy distinta procedencia, y hasta dejó en libertad a los prisioneros de guerra para que se establecieran en la ciudad. También se animó al Patriarca Ortodoxo griego, Ghennadios Scholarios, al Catholicos armenio (1461) y al Gran Rabbí judío para que se establecieran allí, y se les permitió convertirse en jefes tanto civiles como religiosos de sus seguidores, constituidos en comunidades autónomas y autogobernadas llamadas millet, que fueron las unidades de gobierno básico de las comunidades no musulmanas dentro del Imperio Otomano. El primer líder de la millet era elegido por el sultán y a partir de él eran elegidos por la comunidad. Mehmed II, a su muerte, se había convertido en «el señor de dos mares y dos continentes».Durante su gobierno también se establecieron las instituciones que iban a ser características de este imperio. El elaborado ceremonial y sistema de jerarquías de la corte bizantina fue recreados en la del sultán, a fin de separar al sultán del pueblo y que fuera un gobernante respetado y temido. La autoridad del sultán se vio también reforzada por la alianza de intereses de los grupos no musulmanes con los suyos propios. Eliminó a las grandes familias de la estructura de la administración y nombró a Zaganos Paşa como gran visir, después de matar a Candarli por traidor. Para evitar la desintegración del imperio que le sucedía a los estados turcos, que dividían el imperio entre varios sucesores, Mehmed y sus sucesores establecieron el principio de indivisibilidad de poder, con todos los miembros de la clase dirigente sujetos a la voluntad del gobernante. Se estableció el principio que seguirían todos los gobernantes hasta el siglo XVII, de ejecutar a todos los hermanos inmediatos a fin de eliminar las disputas dinásticas y, como gobernante, el padre elegía al más capaz entre sus hijos. Finalmente Mehmed empezó el proceso por el cual estas disposiciones fueron codificadas en el Kanunname, tarea terminada por Suleyman el Magnífico.

La nobleza otomana estaba por encima de los raiyeh (literalmente, el 'rebaño'), pero no tuvo cargos en el gobierno sino hasta que su presión obligó a Solimán el Magnífico a admitirlos, a mediados del siglo XVI. La administración otomana estaba en manos de una Casa de Esclavos, que era reclutada entre los no musulmanes, y educada desde la infancia para ocupar cargos directivos. Incluso hasta el visir del sultán era un simple esclavo, que de un momento a otro podía ser desposeído de su vida y bienes.


Partes del artículo:
  1. Origen y expansión (1071-1451)
  2. Conquista de Costantinopla (1451-1566)
  3. Decadencia, parte I (1566-1789)
  4. Decadencia, parte II (1566-1789)
  5. Reestablecimiento y reforma (1789-1909)
  6. Guerras Balcánicas y 1ª Guerra Mundial (1909-1918)
  7. Guerra de la Independecia de Turquía (1918-1924)

1 comentarios:

julianaelopez on 13 de septiembre de 2016, 14:18 dijo...

O historiador Donald Quataert escreveu um livro muito interessante para conhecer um poucio da história do Império Otomano. Neste link dá para baixá-lo em português. Neste mesmo site dá para baixar alguns livros do escritor turco Orhan Pamuk. Eu gosto muito do Meu nome é vermelho
http://lelivros.download/book/download-o-imperio-otomano-donald-quataert-em-epub-mobi-e-pdf/

¿Has visto algún error en la página?
Ya sea tipográfico, ortográfico, alguna burrada en turco o español, fotos inexistentes, enlaces que no funcionan...

Si es así haznoslo saber en este foro creado en Facebook o manda un email a:


No olvides añadir el link al que haces referencia. Cualquier ayuda o queja (respetuosa) será siempre bienvenida.

ÇOK TEŞEKKÜRLER!!!
 

Administradores

Contacta:

Suscríbete vía email

Escribe tu dirección de email:

Enlaza el curso a tu blog

    Curso de turco / Türkçe kursu Copyright © 2009 Community is Designed by Bie

    Ir Arriba